Radiofrecuencia corporal

La radiofrecuencia oxigena y nutre las células de la piel, de manera tal que mejora la circulación sanguínea y provoca la disminución de la celulitis y combate la flacidez. Gracias a todo ello no se tardea en ver los resultados: los músculos se reafirman y se elimina la adiposidad localizada en zonas como muslos y piernas.

El objetivo del tratamiento es la prevención y la corrección para provocar efecto tensor visible desde la primera sesión.

La radiofrecuencia es uno de los tratamientos estéticos que más se ha probado en los últimos años. Reduce la visibilidad de las arrugas, elimina la celulitis y acaba con la flacidez.

Además de tratar problemas estéticos tan molestos como la celulitis o la flacidez, la radiofrecuencia favorece la creación de colágeno, el drenaje linfático de la grasa y siempre es una manera de mejorar la circulación.

Beneficiosos de la radiofrecuencia:

  • Desintoxica: este tratamiento facilita que las toxinas puedan dividirse en unas partículas más pequeñas para que luego sean eliminadas a través de la orina, por eso muchas veces es necesario acompañar este tratamiento con otro de drenaje linfático.
  • Mejora la musculación: al tensar los músculos, la radiofrecuencia actúa afirmando el tejido conectivo del músculo. Esto es importante porque a medida que va pasando el tiempo, nuestros músculos pierden su firmeza natural.
  • Oxigena y nutre la piel:  mejora la circulación sanguínea y, como consecuencia, el oxígeno y los nutrientes llegan a esas zonas tratadas a las que normalmente éstos ya no llegan.